miércoles, 4 de julio de 2012

‘’Proyecto de lucha defensivo en base a una asamblea popular’’


Una asamblea popular como sabemos  tiene diferentes matices en los cuales debemos mantener siempre presente el como manejarlos, organizarlos y mantenerlos a través del tiempo para así llegar al tan ansiado ‘’Poder popular’’.
Estos diferentes matices nos van dando la pauta a como conllevar una asamblea por medio de la autonomía  y trabajando por fuera de la institucionalidad, demostrando así que ya no hay confianza ni de nuestra parte, ni tampoco de la gente hacia los partidos políticos tradicionales los cuales por años han legislado, reformado y trabajado para la explotación del pueblo con el único fin de llevar beneficio a sus propios bolsillos y a esos llamados ‘’Tratados internacionales’’
Cuando hablo de matices me refiero a las diferentes formas de trabajar en asamblea, por ejemplo de manera abierta, democrática, con voceros revocables, etc generando con esto el levantamiento de demandas sociales desde la misma asamblea


Si bien esto no esta equivocado y por el contrario es algo que ha hecho que el concepto de asamblea se masifique a lo largo del país, siento y veo que estamos cometiendo un error, en cierta forma centralizándonos en el objetivo de mantener una asamblea durante el tiempo dejando de lado conceptos importantes y escasos en cada movimiento social que se ha impulsado por medio de asambleas, conceptos como por ejemplo el no darle una dirección política de base a un movimiento impulsado por asambleas, como también el no preocuparse de la defensa ideológica y política de esta misma.

A lo que quiero llegar es que debemos comenzar a construir todos juntos una propuesta o un proyecto de lucha defensiva en base a la asamblea y a la dirección política que se tome de base. ¿A que me refiero con esto? Me refiero a que de manera indirecta o directa vayamos creando una fortaleza ideológica y defensiva en contra del sistema que oprime y reprime estas formas de organización, procurando con esto la creación mas fortalecida de la consciencia en que cada persona tiene su propio poder y unificándolo logramos el cambio.
Dejo abierto el debate, Saludos y gracias.



Eithan Goycoolea

1 comentario:

  1. Tienes razón. Una de las cosas más tristes y comunes que le ocurren a los proyectos colectivos es la pérdida de norte: Gradualmente las formas ocupan un espacio más importante que el fondo y se olvida por qué estamos trabajando realmente. Me atrevo a decir que esto no sólo pasa en los proyectos colectivos, sino también en los personales. Y el mismo proceso se da con frecuencia en las relaciones humanas, sobretodo en las parejas.

    El problema de esto es que a veces por lo mismo atropellamos los principios que decimos defender. Así tenemos a personas "luchando por la libertad" que destruyen el trabajo de otras personas… como un kiosco de diarios y golosinas que se ve atacado por un grupo de individuos en el marco de una marcha, por ejemplo.

    Probablemente haya quien lea mi comentario y me etiquete despectivamente de "hippie". Eso sería un ejemplo de lo que acabo de exponer: en vez de pensar en el por qué deploro ese caso hipotético de violencia, el crítico se centra (se ciega) en el que yo haya criticado la violencia. Está defendiendo la forma, no el fondo.

    Algo similar pasaba el año pasado cuando a alguien se le ocurría proponer poner fin a una toma en un liceo o facultad. Muchos se le iban encima como si la toma fuera sagrada. Como si fuera la única forma de movilizarse. No se detenían a pensar en lo realmente importante: Para qué era la toma y si acaso estaba logrando su objetivo.

    Me gusta mucho tu llamado a mantener clara la "doctrina" que nos inspira. Y creo que este espacio de debate sirve a ese propósito.

    ResponderEliminar

Estás cordialmente invitado a participar de la reflexión. Por favor, aun cuando el debate se ponga intenso, mantengamos un lenguaje civilizado :)